15 de noviembre de 2018

Oroel, un puerto ideal para las series

Altimetría de Oroel por Jaca

Diría yo que se hace extremadamente difícil, por no decir que imposible, el encontrar un puerto con una regularidad en su pendiente como la que presenta el Puerto de Oroel en su vertiente jacetana, por lo menos en lo que respecta a puertos oscenses. Desde su inicio hasta su cima la oscilación de la pendiente es mínima, no habiendo ningún pequeño tramo en el que podamos decir que hay "un descanso" pero por el contrario tampoco nos tendremos que enfrentar a ninguna rampa que supere lo que desde su inicio nos encontramos. Esto lo convierte en un lugar idílico para entrenamientos de potencia y fuerza-resistencia como las series, de hecho es un lugar frecuentado en sus entrenamientos profesionales de la zona como el jacetano Jaime Castrillo, o los serrableses Jorge Arcas y Milton Ramos, además de un buen número de aficionados de la Jacetania y el Alto Gállego.

Primeros kilómetros de Oroel con Jaca y Collarada a la izquierda. Al fondo Monte Perdido
Primeros kms con Jaca y Collarada, Monte Perdido al fondo
La ascensión a Oroel se inicia a las afueras de Jaca, donde hay que coger la carretera A-1205 en dirección a Bernués en la gran rotonda que hay justo enfrente de la gasolinera, exactamente junto a un McDonalds. Tras casi un kilómetro de bajada la ruta nos llevará a cruzar un puente sobre el pequeño río Gas, momento en el que la carretera se pondrá cuesta arriba. En ese mismo punto se inicia esta regular ascensión de poco más de 6 kilómetros en los que constantemente nos moveremos en unos porcentajes que apenas se separarán de 5% en todo momento. Decir también que desde Jaca tendremos constantemente como referencia válida la gran mole del Monte Oroel y sus 1.770 metros. Él es el que da nombre al puerto, el que hace de faro en esta tendida ascensión y que iremos dejando a mano izquierda hasta alcanzar la cima del puerto. 

Desvío al Parador de Oroel
Bajando a Jaca, a la derecha el desvío al Parador de Oroel
Poco antes de la cima, dentro del último kilómetro, aparece a la izquierda un desvío que lleva al Parador de Oroel, un lugar en medio del gran pinar que puebla las faldas del Monte Oroel y que hace tanto de mirador privilegiado del Pirineo como de inicio del camino que lleva a su cima. Su carretera sólo está en buenas condiciones en la actualidad hasta mitad del trayecto, pero sin duda será una opción atractiva para el ciclista cuando algún día se complete su asfaltado, añadiendo un importante plus al puerto de Oroel, con más distancia, pendiente y desnivel. Un atractivo que todavía sería mayor si se completara su arreglo hasta conectar con la cima del Alto de Navasa, tal y como era en su día esta vieja carretera que atravesaba toda la falda del Monte Oroel. Sin duda sería un pequeño paraíso, un pequeño lujo para la comunidad ciclista.  

Fuente de Oroel
Fuente en el Puerto de Oroel
Ya para terminar unos pequeños apuntes. El primero de ellos hace referencia a una fuente, la única que hay junto a la carretera por esta zona. Está ya en la otra vertiente, aproximadamente a medio kilómetro de la cima, dentro de una finca particular pero a la que se puede acceder libremente (siempre respetando el entorno) para coger agua. Otro de los apuntes hace referencia al estado del firme. Por la cara jacetana se encuentra en un estado aceptable, con algún pequeño agujero en pasar el desvío al Parador y con un firme que en sus últimos kilómetros hace botar ligeramente la bicicleta cuando descendemos hacia Jaca. Hoy en día se encuentra bastante peor la vertiente de Bernués, con muchos más agujeros. Recientemente se anunció una importante actuación integral en esta A-1205 y mediante la cual se asfaltaría toda ella durante los próximos años. Falta le hace. 

Por último, citar la principal conexión de este puerto, que no es otra que su vecino San Juan de la Peña. Cabe la posibilidad de hacer una bonita y corta ruta circular desde Jaca incluyendo el paso por ambos puertos, si bien si optamos por ir primero por San Juan de la Peña para enfrentarnos a su cara más exigente, que es lo que solemos hacer los ciclistas de la zona, Oroel lo bajaríamos de vuelta a Jaca por la vertiente que hemos tratado en esta entrada. Esta vuelta puede tener un bonito colofón si tras Oroel como en 2012 terminamos con la ascensión a Rapitán, final de etapa en La Vuelta de ese mismo año con victoria del carismático Purito Rodríguez.

Curva de herradura en Oroel en los primeros kilómetros
Curva de herradura en su primera mitad
Vista de Collarada desde la cima del puerto de Oroel
Inicio del descenso hacia Jaca. Al fondo Collarada


      

11 de octubre de 2018

Sahún por Plan, belleza chistabina

Altimetría de Sahún por Plan

Turno para la cara oeste del puerto de paso por excelencia del Pirineo aragonés. El Puerto de Sahún por la vertiente de Plan podría representar perfectamente la identidad de los principales puertos pirenaicos tanto de un lado de la frontera como del otro. Posee belleza, posee inclinación, es revirado de abajo hasta arriba y sus laderas guardan el embrujo de los grandes puertos, el de los que queremos subir y luego ver por la televisión. Pero esto último desgraciadamente resultará imposible hasta el día en el que sea una realidad la conexión de las carreteras A-138 y A-139 que el Gobierno de Aragón tiene que hacer a través de este puerto. Un anhelo histórico de las comarcas del Sobrarbe y la Ribagorza, especialmente reivindicado por los habitantes de la Val de Chistau, los de esta misma cara oeste que ven como pasan los años y sus comunicaciones no mejoran. En los últimos años se han dado pasos importantes a nivel administrativo pero a un ritmo lento. Esperaremos ansiosos nuevas noticias.

Zona intermedia de Sahún con el desvío al Collado de la Cruz
Zona intermedia de Sahún con el desvío al Collado de la Cruz
Mientras, situados ya en en Plan, la ascensión a este coloso comienza nada más cruzar el puente que hay sobre el río Cinqueta. Inicio suave que irá ganando en pendiente tras su primer kilómetro a la vez que la pista se adentra por un denso bosque. La pista serpentea y mantiene una pendiente bastante regular por la ladera de esta montaña mostrando sus kilómetros más exigentes hasta llegar a la zona intermedia del puerto en la que se encuentra el desvío a Barbaruens y Seira a través del Collado de la Cruz (1.720 m), una pista también en buen estado que vendría a ser un by-pass del Puerto de Sahún. Tras pasar esta zona, ligeramente más cómoda, la pendiente regresa de nuevo de forma seria a la vez que también se incrementa la belleza de un entorno verde y repleto de coníferas que destaca especialmente en días soleados. Siguen sucediéndose las herraduras, bastante habituales en esta cara, y seguimos surcando un bosque que no nos abandonará hasta la cima, por lo que la sombra es bastante habitual en esta cara. Tras casi 12 kms la sensación es de una ascensión dura pero regular, sin rampas exageradamente pendientes pero con momentos que pondrán a prueba nuestra condición física. En cuanto al tema del agua, sobre todo en la primera mitad bajan pequeños arroyos en los que poder rellenar los bidones incluso a final de verano. En los últimos kilómetros hay una balsa artificial pero no tengo garantías de la calidad de su agua.

Espectacular curva de herradura en la segunda mitad de Sahún
Espectacular herradura en la segunda mitad del puerto
Resumiendo, Sahún es un gran puerto. La suma de sus dos vertientes, esta y la de Chía, ofrecen un terreno ideal para el ciclismo, y bajo mi opinión, más atractiva esta que parte de Plan siendo un poco más exigente la que sube por Chía. Su verdadera dimensión se verá el día que el asfalto cubra la actual pista, el día que el ciclismo profesional atraviese por primera vez este paso, algo que ya ha dejado caer en alguna entrevista Fernando Escartín, uno de los diseñadores de La Vuelta. En el entorno más próximo a Sahún las opciones se multiplican con vecinos ribagorzanos como el Col de Fadas, Ampriu, Ramastué y el gran coloso Pedras Blancas. El Sobrarbe ofrece menos posibilidades asfaltadas a día de hoy, tan sólo Tella, Pineta y Túnel de Bielsa pero esconde auténticos tesoros en sus proximidades como el puerto de paso de la Cruz de Guardia o el Ibón de Plan por Saravillo. Y uno más, una brutalidad que permitirme la guarde hasta el próximo verano... 

Primeros kilómetros del puerto de Sahún
Primeros  y frondosos kilómetros
Exigente parte del puerto de Sahún en su zona intermedia
Zona exigente tras superar el desvío



Espectacular curva de herradura del Puerto de Sahún
Otra herradura de gran belleza en los últimos kilómetros del puerto


Zona pendiente y boscosa próxima a la cima del Puerto de Sahún
Zona pendiente próxima a la cima
Cima del Puerto de Sahún
Cima de Sahún, a la derecha a Plan, a la izquierda a Chía





13 de septiembre de 2018

Sahún por Chía, como sacado del Tour

Altimetría del Puerto de Sahún por Chía

En el Pirineo aragonés hay un gran puerto de paso, un tanto olvidado pero que sirve para unir la Val de Chistau con la Vall de Benás, o lo que es lo mismo, para unir el Sobrarbe y la Ribagorza. Es el conocido Puerto de Sahún, un dosmil que presenta una pista en buen estado pero que está a la espera de convertirse en carretera cuando en el Gobierno de Aragón lo tengan a bien (en teoría durante los próximos años), en lo que sería la culminación de una demanda histórica de los habitantes de esta parte del Pirineo, la unión de las carreteras A-138 y A-139 a través del Puerto de Sahún.

Tramo duro al inicio del puerto de Sahún
Tramo al inicio de Sahún antes de Chía
Este puerto, que debería ser (y será) una referencia para los aficionados altoaragoneses al ciclismo, presenta en su cara este un perfil que bien podría estar sacado de muchas de las afamadas ascensiones con las que cada año nos encandila el Tour de Francia. Por esta vertiente ribagorzana, el  Puerto de Sahún logra reunir unas cifras importantes, una más que interesante mezcla entre longitud, desnivel y pendiente media que requerirá de nosotros un importante esfuerzo para superar este gran puerto pirenaico. Se de sobras que no hay dos puertos iguales pero por si sirve de referencia, en mi modesta opinión, diría que estamos ante la versión oscense del mítico Col de L'Aubisque. Así de claro lo tengo, tanto por números como por sensaciones al subirlo. Ha habido voces que lo han comparado con el Tourmalet pero eso es algo desmedido sobre todo si la comparación la establecemos con la vertiente de La Mongie, aunque no tanto con la cara que asciende por Barèges. Con los números de ambos en las manos Sahún no resiste la comparación con el gigante francés pero tampoco es que la diferencia sea tanta. No obstante quien sí la resiste, y bien, es su vecino Pedras Blancas.

Curva de herradura en la zona más exigente del puerto de Sahún
Herradura en la segunda mitad de Sahún
El inicio de esta cara de Sahún es duro, encadenando rectas y herraduras al más puro estilo del inicio de Alpe d'Huez, con un exigente paso por las calles de Chía (en el nuevo puerto está proyectada una variante). Así hasta prácticamente alcanzar el km 5, lugar hasta donde hoy en día se puede llegar en bici de carretera. Allí comienza la única zona de descanso, un par de kilómetros con pequeños cambios de desnivel y con una fuente/abrevadero incluida en el canto de la pista. Allí lo mejor es llenar el bidón ante lo que se nos viene encima. Nueve exigentes kilómetros que tan sólo parecen suavizar en el tramo final. Una pendiente dura y bastante constante, mayoritariamente expuesta al sol y al viento. Para compensar, las vistas son un regalo. Al verde del propio puerto y a la cascada cuyas aguas bajan desde el Ibón de Barbarisa, por detrás nos acompañará el majestuoso Aneto y todo el macizo de las Maladetas. Que mejor compañía para el esfuerzo. En la parte final el cemento facilitará el tránsito hasta la cima de este espectacular puerto de paso del Pirineo aragonés, un puerto llamado a tener un nombre importante dentro del mundo del ciclismo.

Saliendo de la zona boscosa del Puerto de Sahún
Dejando atrás la zona arbolada
Iniciando la parte final del puerto de Sahún en plena "tasca"
Pendiente constante surcando la "tasca" del puerto


Inicio del tramo de cemento cercano a la cima de Sahún
Inicio de la zona de cemento en la parte final
Al fondo el Aneto y las Maladetas desde la parte final del puerto de Sahún
Al fondo el Aneto y las Maladetas


Últimos metros del Puerto de Sahún por la vertiente de Chía, al fondo la cima
Al fondo la cima del Puerto de Sahún vista desde el mirador. Allí comienza un espectacular descenso hasta Plan



   

24 de agosto de 2018

Puerto de Santa Orosia, historia, tradición y mountain bike

Altimetría de Santa Orosia

A simple vista podrá parecer un monte más, pero no lo es. Santa Orosia, enclavado junto a su inseparable Oturia en mitad de la comarca del Alto Gállego, aúna historia y tradición. La historia, o más bien leyenda, dice a grandes rasgos que la princesa bohemia Orosia, en su huida del ejército musulmán por no renunciar a su fe, fue capturada y decapitada en el puerto. En ese supuesto lugar hoy se erige la ermita que lleva su nombre. Por su parte, la tradición viene dada con la romería que se celebra cada 25 de junio desde Yebra de Basa hasta la ermita situada a unos 1.500 metros de altitud. Para ello remontan portando a "la santa" por el bonito camino de las ermitas y la cascada de Santa Orosia.

Vista de una gran parte de la ascensión del puerto de Santa Orosia
Buena parte de la revirada ascensión
Pero ya quieras subir en tan señalado día o cualquier otro día que es lo que yo os recomiendo, para nosotros los ciclistas hay una alternativa mucho mejor. Se trata de la pista que con salida en Yebra de Basa, junto al mismo punto del cual sale el camino, asciende hasta la ermita de Santa Orosia, cogiendo dos direcciones distintas a partir de dicho punto. Se trata de una pista por lo general en buen estado, ancha y con una pendiente bastante uniforme que en este caso tan sólo se verá violentada en algún tramo concreto de su último kilómetro, una vez dejada atrás la ermita.

Es de esas ascensiones que no te exigen un esfuerzo brutal pero que tampoco te permiten decir que sea algo sencillo. Bastantes de sus kilómetros poco se separan de ese 6% de media pero que pueden parecer más en esta cara sur si se elige para subir un día caluroso. En ningún momento hay rampas de gran dureza a lo largo de una subida en la que sí nos encontraremos bastantes curvas de herradura. Pasado el octavo kilómetro está la única zona plana, un punto incluso desde el que poder observar la cascada, especialmente en primavera que es cuando más agua cae. 

Ermita, refugio y fuente de Santa Orosia. Al fondo Oturia
Ermita, refugio y fuente de Santa Orosia. Al fondo Oturia
Una vez alcanzada la ermita, junto a la cual está la única fuente de todo el trayecto, encontramos una bifurcación. Giraremos a la izquierda para subir hasta las antenas de telecomunicaciones, punto final de esta altimetría. Es poco más de un kilómetro pero con tramos que se mueven sobradamente por encima del 10%, llegando alguna punta al 17%. Fin del puerto y unas vistas amplias hacia buena parte de la comarca, especialmente hacia Sabiñánigo, situado a escasos 10 kilómetros de Yebra.

Si tomáramos la continuación de la pista hacia la derecha nos llevaría hacia el Sobrepuerto a través del paso de Sancocobá, donde en su ascensión hay otra fuente. Posibilidad de realizar una vuelta circular con descenso por pista hacia Oliván desde la Cruz de Basarán. Otra opción sería coger el ramal que conduce a Sasa. Y es que Santa Orosia es una de las entradas al mágico y casi olvidado mundo del Sobrepuerto. 



Exigente tramo final hasta las antenas de Santa Orosia
Durísimo tramo final hasta las antenas


Fuente de Santa Orosia
Fuente de Santa Orosia


Cascada de Santa Orosia
Cascada de Santa Orosia vista desde el camino



20 de julio de 2018

Kask Valegro, una joya para la cabeza

No es de los complementos que más se hable pero el casco es de una importancia vital para el ciclista. Puede ser incómodo en días de altas temperaturas, como también lo es en la mayoría de las ocasiones que ascendemos un puerto, pero en caso de caída nos puede salvar la vida, así de claro. Esa es su función principal, una función que independientemente de su precio cumplen todos los cascos del mercado gracias a las normas que sobre seguridad rigen su fabricación.

Dejando por ello de lado el tema de la seguridad, un gran casco debe reunir además una serie de características que lo conviertan en un producto especial, apetecible y de alta calidad. Es lo que ocurre con el Kask Valegro, uno de los modelos usados por el Team Sky y que cada vez se ve más en las cabezas de los aficionados al ciclismo. Un casco de alta gama desarrollado en el túnel del viento y que bajo mi experiencia personal pivota, seguridad aparte, sobre tres pilares fundamentales: ligereza, comodidad y ventilación.

Ligereza

Kask Valegro opinion
Kask Valegro
Hablamos de uno de los cascos más ligeros del mercado, no en vano baja hasta la impresionante cifra de 180 gramos en la talla S, siempre según Kask. Pero realmente no hace falta recurrir a la báscula para darnos cuenta de esta característica del Valegro, ya que nada más cogerlo con nuestras manos ya apreciamos la ligereza del mismo. Resultará sobre todo sorprendente para quien lleve usando un casco de hace unos cuantos años, la diferencia es notable. 

La reducción de peso se consigue arañando gramos en cada parte del casco, principalmente dotándolo de un mayor número de orificios, lo que deja como consecuencia un menor gramaje en la mayoría de materiales usados para el Valegro. También su diseño más "redondo" ayuda en la reducción del peso al evitar salientes innecesarios en la zona trasera, además de no bajar su cota excesivamente a lo largo de su contorno. Obviamente su ligereza también se nota cuando está puesto sobre la cabeza, algo que enlaza directamente con la segunda de sus principales características, la comodidad.   

Comodidad

Kask Valegro
Frontal del Kask Valegro
Con el Kask Valegro podemos asegurar que ligereza es sinónimo de calidad, casi hasta el punto de poder llegar a decir que una vez en marcha sobre la bici te olvidas de que llevas un casco puesto. Es un poco exagerado, pero quien haya usado un Valegro sabrá a que me refiero. Sensación de no llevar casi nada en la cabeza gracias a esa mezcla de ligereza y comodidad.

Uno de los puntos novedosos de este modelo es la reducción de las zonas almohadilladas, por lo que los puntos de contacto con la cabeza son menores, algo que también repercutirá en la ventilación. Se siente que apoya en puntos concretos, reduciendo la zona de contacto con la cabeza y consiguiendo mejoras tanto en comodidad como en ventilación. La correa de ajuste trasera proporciona un ajuste suave y preciso para la forma de cada cabeza. Por otro lado, las tiras que bajan hasta el cierre son muy finas y suaves, rematando la zona del mentón con cuero, eliminando cualquier peligro de rozaduras.

Ventilación

Seguramente el punto que más lo pueda diferenciar del resto de competidores. Sus 37 orificios permiten que haya un buen flujo de aire entre el casco y la cabeza, retardando de esta manera la aparición del sudor. Milagros no hace pero la diferencia con el resto de cascos se nota, principalmente retardando la aparición de ese molesto sudor que baja por la frente.

En definitiva, un producto que está en el podium de los cascos. Basa su alta calidad en los tres parámetros antes citados, algo que se sostiene con el hecho de que el Team Sky, el equipo de las "marginal gains", haya ayudado en el desarrollo del Valegro. Analizando el casco acabas por ver que los tres principales sustentos de este casco trabajan en conjunto, no se entiende uno sin los otros.

En cuanto al diseño es algo que siempre va por gustos, se diferencia claramente de la mayoría con unas líneas más redondas y un estilo recogido, evitando los salientes traseros que presentan muchos cascos, pero tiene un alto atractivo a primera vista, sobre todo una vez puesto. Altamente recomendado.

Por ponerle algún pero, diría que la gama de colores se queda corta, alejada de la que la propia Kask presenta en otros modelos, y tal vez su precio. Seguramente esté acorde al producto, a su calidad y al desarrollo que ha llevado pero ciento y muchos euros pueden espantar a más de un aficionado. Por último, y si os decantáis por esta joya de la marca italiana, deciros que para la mayoría seguramente la talla M, como en mi caso, sea la que mejor se os ajuste.

Kask Valegro
Lateral del Kask Valegro


Para mayor información: Kask Valegro